Estás en: Inicio Blog

Blog

Este es el blog corporativo de 4Visions. Aquí encontrarás información sobre nuestra empresa, 4Visions Manager y la maravillosa tecnología que lo hace todo posible. Pero también artículos de interés para traductores.

8

Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

Irene Vidal // 17/04/2012 // La profesión de traductor

Buenas noches:

Solicito presupuesto para agencia y plazo de entrega para el documento adjunto.

Un saludo,

Desde hace un par de años aproximadamente, se ha convertido en una práctica cada vez más habitual recibir correos electrónicos como este. Suelen enviarlos empresas de traducción con las que nunca hemos trabajado, y el mensaje no incluye ni una breve presentación de quiénes son. Van directo al grano. ¿Para qué perder el tiempo? También he observado que estas peticiones son especialmente frecuentes cuando se trata de documentos en formato pdf. ¿Será casualidad?

Tengo que reconocer que en las dos primeras ocasiones mordí el anzuelo. Recibo el correo electrónico, guardo los documentos adjuntados en la carpeta correspondiente y empiezo todo el proceso habitual hasta llegar a obtener el número total de palabras, el precio total del servicio y una idea aproximada del tiempo necesario. Incluyo todos los datos bien detallados y expuestos en un documento: nombre de la empresa, número de referencia y fecha del presupuesto, seguidos de todos los conceptos desglosados, indicando que se trata de la traducción de tal idioma a tal otro del documento con nombre “xxx”, el número total de palabras de cada documento, la tarifa aplicable y las observaciones pertinentes.

Envío el magnífico documento con el presupuesto y llega la sorpresa: ni un solo mensaje de respuesta. Ni gracias, ni lo hemos recibido. Al cabo de dos días les escribo un correo para saber si han tomado una decisión sobre mi propuesta. De nuevo, el más absoluto silencio. Y aún así, tropiezo una segunda vez con la misma situación, una réplica exacta.

A partir de ese momento me doy cuenta de que esa situación ya no es algo excepcional y que resulta una clara pérdida de tiempo. Esta práctica que emplean cierto tipo de empresas es sumamente productiva: sin mover un dedo reciben unas cuantas propuestas con el recuento de palabras de los documento y un variado abanico de precios, a cuál más bajo, entre los que elegir.

El trabajo de elaborar un presupuesto, que no es poco, corresponde a la empresa de traducción. Ella es la responsable de realizarlo, de calcular el volumen, de conocer las condiciones del colaborador (tarifa y posibles recargos) y de estimar un plazo de entrega.  En cuanto lo tiene todo bien definido envía la propuesta al colaborador habitual para conocer su disponibilidad. Así es como trabajan las empresas de traducción serias y profesionales.

Mensajes de este tipo denotan que la empresa no tiene un equipo de colaboradores estable, sino que asigna el trabajo al mejor postor y al que lo hace en el menor tiempo posible, por muy inverosímil que pueda ser el plazo propuesto. Es imposible generar más desconfianza a un posible colaborador. Pero por mucho que nos indignen según qué correos, y por muy mala imagen que generen, es aconsejable responderlos. Es tan sencillo como agradecer que se hayan puesto en contacto con nosotros, indicar nuestra tarifa para ese posible trabajo y los recargos susceptibles de aplicar. Por último podemos invitarles a que nos proporcionen el recuento de palabras para proponerles un plazo de entrega. Nosotros somos profesionales y debemos mostramos como tales.

4

¡Aprende a venderte, eres tu marca!

Martine Fernandez // 03/04/2012 // Marketing para traductores

El señor Ordóñez es el director del departamento financiero de una gran empresa, con la que dos traductores tienen muchas ganas de establecer una colaboración. Partiremos de la presunción que ambos han indagado bien y han conseguido la dirección electrónica del director, y que no están escribiendo a la dirección general de la empresa.

El director abre su correo, y entre el gran número de correos que recibe, se encuentran estos dos:

Primer mensaje

Rmte: Ana Pérez | traductora financiera EN>ES mail: ana@aptraducciones.com

Asunto: Presentación de Ana Pérez Traducciones

Apreciado Sr. Ordónez:

Me llamo Ana y soy traductora financiera de inglés a español. A lo largo de mis diez años de experiencia en el ámbito económico y financiero, he colaborado como traductora autónoma con un gran número de agencias de traducción y empresas de este sector. [...]

Me encantaría iniciar una colaboración con su empresa. Adjunto le envío una presentación de mis servicios. Asimismo, le invito a visitar mi sitio web (www.aptraducciones.com) donde podrá ver con detalle los servicios que ofrezco, una muestra de trabajos realizados y mi cartera de clientes. Si lo desea, puede contactarme por correo electrónico a la dirección o por teléfono al número 654 904 000.

A la espera de sus noticias, reciba un cordial saludo.

Ana Pérez

Traductora EN>ES

Especialidades: economía y finanzas

Correo-e: ana@aptraducciones.com

T.: +34 654 904 000

Segundo mensaje

Rmte: Sergio Domingo mail: sergio.dm093@gmail.com

Asunto: CV

Estimado señor:

 Me llamo Sergio y soy traductor financiero de inglés y alemán a español. Le escribo para ofrecerle mis servicios de traducción, por si fuesen de su interés. Le invito a visitar mi página web www.tribulacionesdeuntraductor.wordpress.com. Gracias por su atención.

Sergio Domingo

Traductor EN / DE>ES

 ¿Qué mensaje creéis que tendrá mayores posibilidades de captar su atención? ¿Un mensaje cuyo remitente escribe desde una dirección gratuita o el que se envía desde una dirección de un dominio propio? Yo lo tengo bastante claro. El mensaje de Sergio quizá ni lo abra. En el mejor de los casos, lo reenviará al servicio de recursos humanos, pensando que es el correo de una persona que desea incorporarse a la plantilla de la empresa. En cambio, el mensaje de Ana tiene muchas probabilidades de ser leído. Que luego surja o no la posibilidad de establecer una colaboración es otra historia, pero esta traductora habrá conseguido pasar la primera criba.

 A la hora de hacer prospección, hay que tener bien claro que un cliente directo no quiere nuestro currículo, quiere una presentación de nuestros servicios: busca una solución a un problema concreto y dispone de poco tiempo. ¡Aprovechadlo al máximo!

 Cada autónomo es dueño de un micronegocio y como tal, debe cuidarlo día a día. Y transmitir la mayor profesionalidad posible en cada una de sus acciones. No es necesario gastar una partida desorbitada de dinero para crearse una imagen, pero sí deberíamos invertir en unos mínimos. Si invertimos en nuestro negocio, demostramos que somos los primeros en tomarnos en serio nuestra actividad.

Los imprescindibles de un freelance:

  • un dominio propio
  • un sitio web con la descripción de nuestros servicios, una muestra de trabajos realizados y nuestros datos de contacto
  • una presentación de nuestros servicios
  • un perfil actualizado en redes profesionales como LinkedIn y, adicionalmente, en otras redes como Twitter, Facebook, Google+, etc.
  • Una identidad visual (un logo, una gama de colores)

Hay quien decide “venderse” bajo su nombre real, otros prefieren adoptar una identidad corporativa para separar su persona de su trabajo y reservar su nombre real al ámbito personal y privado. Ambas opciones son perfectamente válidas. Sea cual sea la decisión que tomemos, debemos ser consecuentes y mostrar nuestra profesionalidad en todos los ámbitos en los que nos desenvolvamos.

En las redes sociales como Facebook y Twitter hay que andarse con mucho ojo. Cada cuál es libre de expresarse como quiera, por supuesto, pero no hay que perder de vista que nuestros intercambios pasarán al ámbito público y cualquiera puede ver lo que hemos dicho. De vez en cuando es bueno hacer el ejercicio de pensar cómo nos expresaríamos si estuviésemos en presencia de los otros. No solemos expresar pensamientos en voz alta y según qué palabras las reservamos a nuestro círculo más íntimo.

Cada uno de los actos y las acciones que llevamos a cabo a lo largo de nuestra trayectoria profesional reflejan nuestra profesionalidad. Es importante pues cuidar al máximo nuestra imagen y nuestras actitudes. Debemos ser coherentes y no perder de vista, más aún con la proliferación de nuestra presencia en Internet, a través de las redes sociales y profesionales, que cada día somos más visibles y que los clientes pueden encontrar muy fácilmente información sobre nosotros.

¡Suscríbete!

Probarás la versión 1.0 antes que nadie.

Últimos posts en nuestro blog

  • Image28

    No hablemos más de tarifas

    08/05/2012 // Seguir leyendo

  • pablo

    Entrevista a Pablo Muñoz, el traductor que hace algo más que traducir

    02/05/2012 // Seguir leyendo

  • Developers

    Cómo se traducen los sitios web, técnicamente

    24/04/2012 // Seguir leyendo

  • la foto (2)

    Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

    17/04/2012 // Seguir leyendo