Estás en: Inicio Blog

Blog

Este es el blog corporativo de 4Visions. Aquí encontrarás información sobre nuestra empresa, 4Visions Manager y la maravillosa tecnología que lo hace todo posible. Pero también artículos de interés para traductores.

8

No hablemos más de tarifas

Irene Vidal // 08/05/2012 // La profesión de traductor

Las tarifas es uno de los temas que tarde o temprano siempre termina por aparecer en una conversación entre traductores. Y en la gran mayoría de ocasiones lo hace en un sentido negativo: me han ofrecido tal trabajo a un precio irrisorio, no me han aceptado un presupuesto porque otro era x veces más barato… Aunque es cierto que a veces necesitamos compartir estas situaciones, pasados los cinco minutos iniciales de desahogo de poco nos sirve seguir divagando sobre esta eterna cuestión. Es como adentrarnos en un bosque del que difícilmente lograremos salir.

Dejemos de malgastar nuestro tiempo y energía en lamentarnos de la situación del mercado. No solamente no nos lleva a ninguna parte, sino que además nos desgasta y nos envuelve en un ambiente de pesimismo, derrotismo y negatividad que poco nos anima a seguir adelante.

Hablemos sobre cómo logramos entrar en contacto con nuevos clientes, qué técnicas utilizamos y cuáles nos han dado mejor resultado. Compartamos comentarios positivos que nos hayan hecho sobre una traducción, sobre algo que hayan valorado especialmente y que nos haya resultado inesperado.

Intercambiemos opiniones sobre qué nos ha gustado de un determinado traductor con el que hemos trabajado y qué hemos aprendido con él. Poder trabajar con otros compañeros es una buena forma de adquirir nuevos conocimientos. Aprovechemos para recomendar algún traductor del que hayamos quedado encantados con su trabajo y profesionalidad.

Compartamos vivencias positivas que nos puedan servir de inspiración. Conocer casos de éxito nos anima a seguir luchando, nos sirve de motivación para los días en que podemos sentir la tentación de arrojar la toalla.

Aconsejémonos asistir a cursos o actividades que nos haya resultado especialmente interesantes. Recomendémonos lecturas o blogs que puedan darnos otra visión, nuevos enfoques, nuevos puntos de vista. Que nos ayuden a reflexionar sobre cómo seguir mejorando.

En definitiva, optemos por conversaciones optimistas, motivadoras y enriquecedoras que nos llenen la mente de ideas nuevas que nos empujen a actuar.

Lo bueno de ser optimistas es que, cuando las cosas no salen bien, uno está seguro de que mejorarán.

8

Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

Irene Vidal // 17/04/2012 // La profesión de traductor

Buenas noches:

Solicito presupuesto para agencia y plazo de entrega para el documento adjunto.

Un saludo,

Desde hace un par de años aproximadamente, se ha convertido en una práctica cada vez más habitual recibir correos electrónicos como este. Suelen enviarlos empresas de traducción con las que nunca hemos trabajado, y el mensaje no incluye ni una breve presentación de quiénes son. Van directo al grano. ¿Para qué perder el tiempo? También he observado que estas peticiones son especialmente frecuentes cuando se trata de documentos en formato pdf. ¿Será casualidad?

Tengo que reconocer que en las dos primeras ocasiones mordí el anzuelo. Recibo el correo electrónico, guardo los documentos adjuntados en la carpeta correspondiente y empiezo todo el proceso habitual hasta llegar a obtener el número total de palabras, el precio total del servicio y una idea aproximada del tiempo necesario. Incluyo todos los datos bien detallados y expuestos en un documento: nombre de la empresa, número de referencia y fecha del presupuesto, seguidos de todos los conceptos desglosados, indicando que se trata de la traducción de tal idioma a tal otro del documento con nombre “xxx”, el número total de palabras de cada documento, la tarifa aplicable y las observaciones pertinentes.

Envío el magnífico documento con el presupuesto y llega la sorpresa: ni un solo mensaje de respuesta. Ni gracias, ni lo hemos recibido. Al cabo de dos días les escribo un correo para saber si han tomado una decisión sobre mi propuesta. De nuevo, el más absoluto silencio. Y aún así, tropiezo una segunda vez con la misma situación, una réplica exacta.

A partir de ese momento me doy cuenta de que esa situación ya no es algo excepcional y que resulta una clara pérdida de tiempo. Esta práctica que emplean cierto tipo de empresas es sumamente productiva: sin mover un dedo reciben unas cuantas propuestas con el recuento de palabras de los documento y un variado abanico de precios, a cuál más bajo, entre los que elegir.

El trabajo de elaborar un presupuesto, que no es poco, corresponde a la empresa de traducción. Ella es la responsable de realizarlo, de calcular el volumen, de conocer las condiciones del colaborador (tarifa y posibles recargos) y de estimar un plazo de entrega.  En cuanto lo tiene todo bien definido envía la propuesta al colaborador habitual para conocer su disponibilidad. Así es como trabajan las empresas de traducción serias y profesionales.

Mensajes de este tipo denotan que la empresa no tiene un equipo de colaboradores estable, sino que asigna el trabajo al mejor postor y al que lo hace en el menor tiempo posible, por muy inverosímil que pueda ser el plazo propuesto. Es imposible generar más desconfianza a un posible colaborador. Pero por mucho que nos indignen según qué correos, y por muy mala imagen que generen, es aconsejable responderlos. Es tan sencillo como agradecer que se hayan puesto en contacto con nosotros, indicar nuestra tarifa para ese posible trabajo y los recargos susceptibles de aplicar. Por último podemos invitarles a que nos proporcionen el recuento de palabras para proponerles un plazo de entrega. Nosotros somos profesionales y debemos mostramos como tales.

0

¿Estás en la nube?

Irene Vidal // 28/03/2012 // Noticias y eventos

El pasado 15 de marzo asistimos al foro sobre cloud computing celebrado en el marco del e-show  de Barcelona para conocer de la mano de expertos cómo se percibe actualmente esta nueva tecnología y qué ventajas aporta a empresas y profesionales.

El cloud computing es una forma nueva y mejor de hacer las cosas sin que la tecnología sea un impedimento.

Es una oportunidad para posicionarse y ganar valor.

La tecnología SAAS (software as a service) se está implementando cada vez más en las empresas y está generando un cambio en las oficinas. Si bien hasta hace poco existían plataformas que estaban reservadas exclusivamente a las grandes empresas, con el cloud computing los profesionales y las pequeñas empresas pueden disponer de esas funcionalidades sofisticadas a costes económicos. Se esta convirtiendo, además, en una tecnología importante para su crecimiento e incluso empieza a formar parte de su estrategia.

Cada semana 160 empresas españolas se suben a la nube. Sin duda, nos encontramos en una etapa de transición en la que las licencias están dando paso al pago por uso, que aporta una mayor flexibilidad, una mayor escalabilidad y una menor inversión.

Hasta el momento en el sector empresarial se ha frenado la adopción de una tecnología que desde el lado del consumo está mucho más implementada. La causa es la diferencia de criterio entre una empresa y un particular a la hora de seleccionar una herramienta. Por descontado, no se trata de basar la plataforma de consumo para la empresa, porque las soluciones y los requerimientos son diferentes, pero el hecho de que el usuario ya use este sistema está ayudando a su implantación en el trabajo.  Por otro lado, esta gran adopción del cloud computing por parte del consumo está liderando la usabilidad y la colaboración, en cambio, la empresa está liderando todo lo relacionado con la seguridad y la fiabilidad de la tecnología cloud.

Indudablemente una de las principales barreras a la implantación del SAAS es la seguridad. Según los ponentes, la seguridad es fundamental, pero no puede convertirse en una obsesión. La tecnología cloud permite pasar de un entorno no seguro, el domicilio particular o la oficina, a otro mucho más seguro. Además, dejamos la cuestión de los servidores y las copias de seguridad en manos de los profesionales, la empresa responsable del servicio. Es cierto que hablar de un servidor que no se sabe donde está crea desconfianza, e incluso a pesar de estar bien documentado y explicado aún hay reticencias, pero entre tener una copia de seguridad en un cajón de la oficina a tenerlo en la nube, la segunda opción es siempre más segura.

¡Suscríbete!

Probarás la versión 1.0 antes que nadie.

Últimos posts en nuestro blog

  • Image28

    No hablemos más de tarifas

    08/05/2012 // Seguir leyendo

  • pablo

    Entrevista a Pablo Muñoz, el traductor que hace algo más que traducir

    02/05/2012 // Seguir leyendo

  • Developers

    Cómo se traducen los sitios web, técnicamente

    24/04/2012 // Seguir leyendo

  • la foto (2)

    Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

    17/04/2012 // Seguir leyendo