Estás en: Inicio Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

8

Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

Irene Vidal // 17/04/2012 // La profesión de traductor

Buenas noches:

Solicito presupuesto para agencia y plazo de entrega para el documento adjunto.

Un saludo,

Desde hace un par de años aproximadamente, se ha convertido en una práctica cada vez más habitual recibir correos electrónicos como este. Suelen enviarlos empresas de traducción con las que nunca hemos trabajado, y el mensaje no incluye ni una breve presentación de quiénes son. Van directo al grano. ¿Para qué perder el tiempo? También he observado que estas peticiones son especialmente frecuentes cuando se trata de documentos en formato pdf. ¿Será casualidad?

Tengo que reconocer que en las dos primeras ocasiones mordí el anzuelo. Recibo el correo electrónico, guardo los documentos adjuntados en la carpeta correspondiente y empiezo todo el proceso habitual hasta llegar a obtener el número total de palabras, el precio total del servicio y una idea aproximada del tiempo necesario. Incluyo todos los datos bien detallados y expuestos en un documento: nombre de la empresa, número de referencia y fecha del presupuesto, seguidos de todos los conceptos desglosados, indicando que se trata de la traducción de tal idioma a tal otro del documento con nombre “xxx”, el número total de palabras de cada documento, la tarifa aplicable y las observaciones pertinentes.

Envío el magnífico documento con el presupuesto y llega la sorpresa: ni un solo mensaje de respuesta. Ni gracias, ni lo hemos recibido. Al cabo de dos días les escribo un correo para saber si han tomado una decisión sobre mi propuesta. De nuevo, el más absoluto silencio. Y aún así, tropiezo una segunda vez con la misma situación, una réplica exacta.

A partir de ese momento me doy cuenta de que esa situación ya no es algo excepcional y que resulta una clara pérdida de tiempo. Esta práctica que emplean cierto tipo de empresas es sumamente productiva: sin mover un dedo reciben unas cuantas propuestas con el recuento de palabras de los documento y un variado abanico de precios, a cuál más bajo, entre los que elegir.

El trabajo de elaborar un presupuesto, que no es poco, corresponde a la empresa de traducción. Ella es la responsable de realizarlo, de calcular el volumen, de conocer las condiciones del colaborador (tarifa y posibles recargos) y de estimar un plazo de entrega.  En cuanto lo tiene todo bien definido envía la propuesta al colaborador habitual para conocer su disponibilidad. Así es como trabajan las empresas de traducción serias y profesionales.

Mensajes de este tipo denotan que la empresa no tiene un equipo de colaboradores estable, sino que asigna el trabajo al mejor postor y al que lo hace en el menor tiempo posible, por muy inverosímil que pueda ser el plazo propuesto. Es imposible generar más desconfianza a un posible colaborador. Pero por mucho que nos indignen según qué correos, y por muy mala imagen que generen, es aconsejable responderlos. Es tan sencillo como agradecer que se hayan puesto en contacto con nosotros, indicar nuestra tarifa para ese posible trabajo y los recargos susceptibles de aplicar. Por último podemos invitarles a que nos proporcionen el recuento de palabras para proponerles un plazo de entrega. Nosotros somos profesionales y debemos mostramos como tales.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

8 Respuestas a “Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?”

  1. Inés dice:

    Hola, Irene:

    Pues no estoy de acuerdo contigo. Semejante falta de profesionalidad (por no decir “morro”) del otro lado solamente te prepara para más desgracias, como cobrar poco y tarde (o no cobrar), no recibir absolutamente ninguna ayuda por su parte (material de referencia, glosarios, preguntas que puedas hacerle al cliente), etc.

    Mi consejo es que ni te molestes en contestar. Lo que buscan es una ganga y, como dice una colega en su blog, “si cobras menos de lo que vales acabarás valiendo lo que cobras”.

    Mejor comprarse un vestido menos y emplear ese tiempo en leer una novela o en buscar clientes decentes.

    Saludos

    • Irene Vidal dice:

      Inés, gracias por tu comentario. Entiendo y comparto lo que comentas, las sensaciones que generan este tipo de mensajes y lo que transmiten: poca profesionalidad, poco respeto a los traductores, etc. Personalmente me molesto en responderles, aunque es cierto que cuesta, porque lo considero como una especie de “contribución” a la defensa de nuestro trabajo y de unas buenas condiciones. No me trae mucho tiempo decirles que no realizo presupuestos e indicarles mi tarifa para este trabajo (y el posible recargo) así como las condiciones de pago, y aprovecho para invitarles a que me proporcionen el recuento de palabras para poder calcular el plazo de entrega. Aunque soy consciente de que difícilmente cambiarán su forma de trabajar, con mi respuesta solo pretendo poner en evidencia sus malas formas y lograr un poco más de respeto.

      Saludos.

  2. Muchas gracias por esta entrada. ¡Muy útil! A mí me fastidia bastante cuando me envían un documento en pdf, así que suelo responder pidiéndoles el documento en Word o que ellos me digan el número de palabras, o bien les indico mi tarifa por palabra para ese tipo de texto y les digo que, hasta que no haga la traducción, no podré decirles el total de palabras que, por supuesto, cobraré por texto meta (porque no tengo otra forma de hacer el recuento). Alguna que otra vez el cliente ha respondido corriendo con el documento en Word. :)

    • Irene Vidal dice:

      Muchas gracias, Curri. Sí, los documentos en pdf son muy engorrosos para hacer recuentos, se tarda un buen rato en convertirlos a Word para saber el número de palabras. Desde mi punto de vista, indicarles la tarifa, como dices, es lo que tendría que pretender obtener la empresa de traducción, y no que el traductor haga el presupuesto completo.

      Un saludo.

  3. Gran post, en otros campos también nos sentimos identificados, te lo he comentado en mi blog :)

    http://asiermarques.com/2012/04/18/presupuestos/

  4. Irene Vidal dice:

    Gracias, Asier. Veo que los traductores no somos los únicos que nos enfrentamos a este tipo de situaciones. E incluso en vuestro caso hacer presupuestos es mucho más complicado. Solo cabe esperar que los clientes lleguen a ver el valor añadido que supone contratar un buen profesional.

  5. Alberto dice:

    Hola. También puedes, como hacen en otros sectores, cobrar un mínimo por el presupuesto a ser descontado después si el trabajo es realizado. Lo hace mi mecánico por poner un ejemplo. Te cobra 15€ por el presupuesto y luego el te hace el servicio te lo descuenta del total a pagar.

  6. Irene Vidal dice:

    Gracias por tu comentario, Alberto. Es cierto que esta práctica funciona bastante bien en otros sectores. Sin embargo, veo difícil que se pueda aplicar en las situaciones de las que he hablado en la entrada, principalmente por el tipo de empresas que envían estas peticiones.

Responder a Asier Marques

¡Suscríbete!

Probarás la versión 1.0 antes que nadie.

Últimos posts en nuestro blog

  • Image28

    No hablemos más de tarifas

    08/05/2012 // Seguir leyendo

  • pablo

    Entrevista a Pablo Muñoz, el traductor que hace algo más que traducir

    02/05/2012 // Seguir leyendo

  • Developers

    Cómo se traducen los sitios web, técnicamente

    24/04/2012 // Seguir leyendo

  • la foto (2)

    Presupuestos: ¿a quién corresponde hacerlos?

    17/04/2012 // Seguir leyendo